Clínica Fertia

Endometriosis, la historia clínica como clave fundamental para su diagnóstico

Se considera la endometriosis una enfermedad inflamatoria crónica hormonodependiente, es decir, a la que afectan las hormonas. Esta enfermedad influye en la calidad de vida de las mujeres que la padecen, puede ser dolorosa, muy incómoda e incluso afectar a la fertilidad. Sus síntomas tienden a normalizarse, lo que retrasa su diagnóstico incluyo durante años.

Hay estudios han llegado a analizar que la endometriosis en términos económicos supone un alto coste. Se estima que el gasto anual por mujer y año es de unos 9.579 euros, de los cuales 3.113 euros son gastos sanitarios y 6.298 euros estimados por pérdida de productividad, debido al absentismo laboral y a la menor productividad de estas mujeres cuando acuden a sus puestos de trabajo con clínica intensa.

Este coste es aún mayor en los casos de endometriosis severa. El diagnóstico y tratamiento temprano, va a permitir la mejora de la calidad de vida en estas pacientes y disminuir este alto coste (1).

¿Por qué se diagnostica tan tarde la endometriosis?

Muchas veces el diagnóstico es erróneo, se estima que esto ocurre en un 70% de los casos.

El inicio de los síntomas es muy temprano, al menos el 20% de las adolescentes que serán diagnosticadas en la época adulta ya tienen síntomas en la juventud.

En muchos casos sus médicos y su propia familia, normalizan el dolor retrasando así el diagnóstico. Lo mismo ocurre con el uso de anticonceptivos que puede mejorar la clínica, enmascaran los síntomas y retrasan el diagnóstico.

¿Cómo evitar el diagnóstico tardío de la endometriosis?

Para tratar de dar con un diagnóstico temprano de la endometriosis es fundamental contar con un buen historial clínico de la paciente, estudiarlo y escuchar sus síntomas, muchas veces la propia paciente nos da las claves para el diagnóstico (2). Es importante conocer los antecedentes familiares, pues es común que otras mujeres de su familia la padezcan, saber si hay historia de mujeres sometidas a histerectomía (extirpación del útero) por dolor o sangrado importante.

Los especialistas debemos pensar en endometriosis ante el empeoramiento de la clínica de dismenorrea (dolor menstrual), acompañada de:

  • Disquecia (estreñimiento)
  • Disuria (dolor al orinar)
  • Dispareunia (dolor al tener relaciones sexuales)
  • Rectorragia (sangrado rectal)
  • Hematuria (sangre en la orina)
  • Algia pélvica crónica (dolor pélvico)

Síntomas que se intensifican en el momento de la menstruación. Y también prestar atención a otros síntomas menos frecuentes como, neumotórax, ciática, dolor en fosa iliaca derecha, dolor lumbar cólico más intensos durante sus reglas. Todos estos síntomas nos orientan hacia el diagnóstico de endometriosis. 

En los casos de endometriosis profunda la clínica o síntomas que presentan las pacientes son más severos, en estos casos rara vez la enfermedad cursa de forma asintomática. Debemos sospechar de endometriosis cuando la clínica referida por la paciente no se correlaciona con el tamaño de las lesiones observadas en ecografía y en los casos de dismenorrea (dolor menstrual) y algia pélvica intensa (dolor pélvico) de larga evolución, sobre todo cuando se acompañan de síntomas gastrointestinales, así como historia absentismo escolar o laboral. 

Es importante distinguir si se trata solo de endometriosis localizada a nivel ovárico, se presenta así únicamente en el 10% de los casos. Ante una paciente que acude a la urgencia hospitalaria por dolor muy intenso en la que solo se objetiva presencia de endometriosis ovárica, debemos considerar que esta paciente muy probablemente presente además endometriosis profunda y la cirugía de urgencia no solventará su problema pues el tratamiento óptimo requiere de la participación de un equipo multidisciplinar que valore de forma adecuada e individualizada cada caso.

Por otro lado, más del 45% de las mujeres que presentan endometriosis profunda presentan a su vez adenomiosis, sospecharlo sobre todo si sangrado uterino intenso, dismenorrea y dispareunia.

La clínica nos va a ayudar a orientar el diagnóstico y las pruebas de imagen nos ayudarán a confirmarlo. Tanto la ecografía, como la resonancia magnética (RMN) tienen una sensibilidad y especificidad similar, en la mayoría de los casos la simple ecografía transvaginal (3) nos dará el diagnóstico y en aquellos casos con sospecha de endometriosis profunda con afectación vesical, recto-sigma, completaremos el estudio mediante RMN pelvis.

En los casos en los que a pesar de la clínica muy sugestiva no hay hallazgos en las pruebas de imagen, se puede recurrir a un test de amenorrea, se induce amenorrea (ausencia del ciclo menstrual) ya sea mediante anticonceptivos en pauta continua, uso de gestágenos, o análogos de la hormona liberadora de gonadotrofinas y si los síntomas mejoran se considera la prueba diagnóstica de esta entidad.

En definitiva, con tan solo una buena historia clínica orientada y pormenorizada y una ecografía podemos realizar un buen diagnóstico en la mayoría de los casos.

En Clínica Fertia nos esforzamos en el seguimiento de estas pautas con el fin de ofrecer a las pacientes un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado para la endometriosis. El tratamiento médico permite una buena respuesta en el 85% de los casos, es decir, control de los síntomas, no progresión de la enfermedad o incluso su regresión, prevención de su reaparición, así como preservar la fertilidad o al menos no reducirla.

No podemos seguir normalizando el dolor menstrual. Si tienes algunos de los síntomas que hemos comentado en este post, te animamos a pedir una cita en nuestra clínica para que podamos conocer tu historia clínica.

 


Bibliografía

  1. Della Corte L, Di Filippo C, Gabrielli O, Rappucia S, La Roca VL, Ragusa R, Fichera M, Commodari E, Bifulco G, Giampaolino P.The burden of endometriosis on women´s lifespan:A narrative overview on quality of life and psychosocial wellbeing. Int J Environ Res Public Health. 2020; 17:4683.
  2. Agarwal SK, Chapron C, Giudice LC, Laufer MR, Layland N, Missmer SA, Singh SS, Taylor HS. Am J Obstet Gynecol.2019;220:354.
  3. Van den Bosch T, Van Schoubroeck D. Best Pract Res Clin Obstet Gynecol.2018;51:16-24

Síguenos en nuestras redes sociales:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Come possiamo aiutarti? Available from 10:00 to 20:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday