Clínica Fertia

Ovodonación

¿Qué es la Ovonodación?

La Ovodonación consiste en la aportación de un óvulo por una mujer distinta a la que recibirá el embrión resultante.

Los óvulos de la donante son fecundados con el semen de la pareja de la receptora o, si es preciso, con semen de donante. Los embriones obtenidos son transferidos al útero de la receptora con el fin de que implanten y den lugar a un embarazo. La receptora del embrión será quien tenga la gestación, el parto y quien legalmente es la madre del recién nacido.

El tratamiento de ovodonación no constará en ningún documento legal (libro de familia, registro civil, etc.).

Indicaciones

Es un programa dirigido a parejas cuyo problema de esterilidad puede solucionarse recibiendo óvulos de una donante joven, sana y fértil, bien porque han realizado tratamientos de fertilización in vitro previos y han fracasadoporque está en menopausia, porque sus ovarios han dejado de funcionar de forma prematura (fallo ovárico precoz) o por carecer de ovarios. También indicado a parejas que pueden transmitir patología genética a su descendencia.

Tasa de embarazo Ovodonación

Tasa de embarazo clínico en el que se observa latido cardíaco:

%

Primera Transferencia

%

Tasa acumulada

Técnica

Para realizar un ciclo de Fecundación In Vitro FIV en Clinica Fertia se han de realizar varios pasos en el tratamiento.

La donación de óvulos en nuestro país es absolutamente legal, la ley marca que ha de ser anónima y voluntaria.

Las donantes de Clínica Fertia son sometidas a exhaustivos controles médicos que incluyen entrevistas, pruebas médicas (exploración, analíticas, ecografías…) al objeto de comprobar su salud física y garantizar que no son portadoras de patología de tipo hereditario.

Clínica Fertia dispone de un alto número de donantes y ello hace posible encontrar con facilidad donantes con rasgos físicos similares a los de la receptora. El tiempo de espera habitual es de unas dos tres semanas aproximadamente, aunque puede alargarse sobre todo en casos de receptoras de raza no caucásica.

Las donantes son exclusivas, es decir cada donante dona sus óvulos para una única receptora, siendo la media de ovocitos obtenidos de 10-12.

Una vez hemos seleccionado la donante más óptima, se realiza la sincronización del ciclo de la donante y la receptora. Nos aseguramos de conseguir el cese de la actividad ovárica en la receptora para lo cual utilizamos habitualmente anticonceptivos o bien una dosis única de análogos de la GNRH, salvo en las mujeres que ya están en menopausia en cuyo caso no es necesario.

A continuación, se inicia una pauta de sustitución con estrógenos, bien vía oral o mediante parches transdérmicos, para asegurar una adecuada preparación del endometrio lugar donde se depositarán los embriones. Durante este proceso se realizarán una o dos ecografías para comprobar que el endometrio ha alcanzado el tamaño deseado. Esta fase suele durar unas dos semanas.

En un ciclo natural la mujer solo produce un óvulo. Las mismas hormonas que controlan el ciclo natural son administradas a la donante en unas dosis más altas, al objeto de obtener una media de 10-12 ovocitos. Este proceso dura unos 10-12 días. Durante toda esta fase se realizan controles ecográficos para monitorizar el número y tamaño de los folículos en desarrollo, al mismo tiempo que se comprueba el adecuado desarrollo endometrial en la receptora.

Una vez el desarrollo de los folículos es el adecuado se administra una última dosis de hormonas para completar la maduración de los óvulos, y se programa su recogida a las 36 horas.

Consiste en la aspiración de los ovocitos guiada por ecografía transvaginal. Una vez realizada, se informa a la receptora del número de ovocitos obtenidos, así como las instrucciones para iniciar un tratamiento con progesterona.

Una vez se han obtenido los óvulos, estos son inseminados con el semen de su pareja previamente preparado en el laboratorio. La selección de los espermatozoides puede llevarse a cabo mediante una técnica denominada MACS, selección inmunomagnética de los espermatozoides, con mayor capacidad para fertilizar al óvulo, o mediante métodos de capacitación convencional.

Para la fecundación se utiliza una técnica denominada Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides ICSI.Consiste en introducir dentro del óvulo un solo espermatozoide vivo, previamente seleccionado, gracias a ello se puede realizar la fecundación en casos de mala calidad espermática.

En aquellos caso en que fuese necesario se puede recurrir a la utilización de semen de donante.

También puede aplicarse TESE, consiste en realizar ICSi con espermatozoides obtenidos mediante biopsia testicular, en casos de azoospermia obstrutiva o cuando los espermatozoides sufren daños graves en el proceso de salida.

El número de ovocitos fecundados se comprueba al día siguiente, los biólogos informarán diariamente acerca de la evolución de los mismos hasta el día de la transferencia.

Consiste en la introducción de los embriones en el interior de la cavidad uterina. Para ello se coloca un espéculo en vagina y se introduce una fina cánula que porta los embriones que son depositados en el útero bajo control ecográfico. Este proceso es rápido e indoloro.

La transferencia se realiza dos a seis días tras la punción, aunque lo habitual es transcurridos cinco días. Habitualmente se realiza una recomendación sobre el número de embriones a transferir, pero la decisión final es siempre de la pareja.

Tras la transferencia recomendamos reposo relativo ese día y al día siguiente para después volver a su actividad habitual. Se recomienda únicamente evitar esfuerzos violentos, deporte y no mantener relaciones sexuales las dos semanas posteriores. Los desplazamientos no suponen ningún problema.

Si se ha elegido la opción de crioconservar los embriones sobrantes de buena calidad, estos se preservan en nitrógeno líquido, técnica denominada vitrificación, al objeto de ser utilizados en ciclos posteriores bien porque ha fracasado la trasferencia de embriones en fresco, en los casos de aborto o parejas que desean un nuevo embarazo tras haber tenido su primer bebe, sin necesidad de realizar todo el proceso de nuevo.

Se puede realizar mediante determinación en sangre de BHCG a los 12 días de la transferencia embrionaria.

O bien realizar un test en orina pasados 14 días tras la transferencia.

Hasta la confirmación debe mantenerse la medicación prescrita el día de la transferencia.

Tras 15 días del análisis de BHCG, se realiza una ecografía para confirmar que existe algún saco gestacional, se mantendrá el seguimiento en el centro hasta observar latido cardiaco. Y se recomienda mantener el tratamiento de sustitución hormonal, al menos hasta la semana 10 de gestación.

Preguntas sobre Tratamientos de reproducción

Si necesitáis más información sobre nuestros tratamientos, estamos a vuestra disposición.

¿Cuánto tiempo transcurre hasta iniciar el tratamiento?

Si el diagnóstico es claro, el tratamiento se podrá iniciar de inmediato.
En cualquier caso, se puede programar el mismo, para el mes que más convenga a la pareja. En el caso de las receptoras de óvulos el tiempo de espera es de uno o dos meses.

¿Cuántos intentos debo realizar?

En el caso de la inseminación artificial, nuestro centro recomienda un máximo de cuatro intentos, ya que el 90% de las gestaciones ocurren en los cuatro primeros ciclos.

En cuanto a la fertilización in vitro o la microinyección, nuestro centro nunca realiza más de cuatro intentos con estas técnicas.

En el caso de la ovodonación es más difícil establecer un límite, que va a venir determinado por factores de tipo psicológico y también económico.

¿Se pueden emplear estas técnicas cuando ya se ha entrado en menopausia?

Si. Hoy en día es posible ser madre tras la menopausia, ya sea fisiológica por fallo ovárico, o tras tratamiento de enfermedades neoplásicas. En estos casos se deberá recurrir a la recepción de óvulos de una donante.

¿Cuáles son las mayores preocupaciones de las parejas receptoras de óvulos o de espermatozoides?

El anonimato es lo que más preocupa y, en Clínica Fertia, está absolutamente garantizado. En cualquier caso, aunque aceptan la realización de la técnica, sí desean la mayor discreción. Y por supuesto también les preocupa el estado de la salud de los donantes y el parecido físico con ellos. En nuestro centro tanto en el caso de los donantes de semen como en las donantes de óvulos, se busca que el parecido físico sea el mayor posible con los progenitores.

¿Son caros estos tratamientos?
La consecución de un embarazo en una pareja con problemas de fertilidad puede tener un coste entre 800 y 6000 euros, si recurre a alguna técnica de reproducción asistida. Aunque el precio no sólo depende de la técnica empleada, sino también de la frecuencia de su aplicación.

Clínica Fertia es pionera en mantener una política honesta y clara. Publicamos la información de nuestros precios de tratamientos desde 2002 en la página web.

Consulta nuestros precios

Primera visita a Clínica Fertia, ¿en qué consiste?

Se estima que un 10-15% de la población en edad reproductiva tiene problemas de fertilidad. Habitualmente se recomienda solicitar ayuda especializada cuando una pareja lleva más de un año de relaciones sin protección y no consigue el embarazo. En aquellos casos en los que la mujer tiene 38 años o más, o se sabe de la existencia de un factor conocido de esterilidad, se recomienda acudir pasados 6 meses de relaciones sin protección sin conseguir embarazo.

En la primera visita a Clínica Fertia se realiza una historia clínica completa, se revisan los antecedentes personales, familiares y reproductivos de la pareja así como tratamientos recibidos previamente. En caso de que se disponga de estudios previos es conveniente aportarlos.

En muchos casos, en esta primera visita se puede iniciar el tratamiento. En el caso de la mujer, el estudio consiste en exploración física, ecografía, estudio hormonal basal y estudio de permeabilidad tubárica (histerosonosalpingografia) en aquellos casos en que fuera necesario. En el caso del varón se solicita un análisis de semen. El estudio se completa habitualmente en un período máximo de un mes y, en la mayoría de los casos tras su realización ya podemos orientar el diagnóstico, así como el tratamiento más oportuno. En ocasiones y en función de los hallazgos, se solicitarán estudios adicionales (estudios genéticos, estudio de trombofilia, histeroscopia, biopsia endometrial, cultivo de semen, etc.)

Siempre en las mejores manos

Solicita ya tu primera visita a Clínica Fertia.
La primera consulta es gratuita.